28.5 C
Madrid
miércoles, 24 julio, 2024

Cada semana, Información y Análisis sobre Aviación

EASA emite un SIB alertando de la degradación y posibles interferencias en las redes GNSS

En el contexto actual de la Guerra de Ucrania, el problema de las interferencias y/o posibles suplantaciones de los sistemas globales de navegación por satélite (GNSS) se ha intensificado en áreas geográficas que rodean la zona de conflicto y otras áreas cercanas. Eurocontrol, EASA y diversos analistas especializados, indican que desde el inicio de las hostilidades, el pasado 24 de febrero de 2022, son varias las áreas geográficas afectadas:

-Región de Kaliningrado, mar Báltico y países limítrofes.

-El Mar Negro.

-Mediterráneo Oriental cerca de Chipre, Turquía, Líbano, Siria e Israel, así como el norte de Irak.

Las anomalías en la señal GNSS fueron observadas por aeronaves en varias fases de sus respectivos vuelos, lo que en algunos casos provocó desvíos de ruta o incluso cambio de destino debido a la imposibilidad de realizar los procedimientos de aproximación y aterrizaje de forma segura.

En las condiciones actuales, no es posible predecir las interrupciones del GNSS y sus efectos. La magnitud de los problemas generados por las interrupciones depende de la extensión del área afectada, de la duración y de la fase de vuelo de la aeronave afectada. Algunos de los problemas potenciales que podría generar una degradación de la señal GNSS son los siguientes:

-Pérdida de la capacidad de utilizar GNSS para la navegación por waypoints (puntos imaginarios ubicados en el espacio que se emplean para planificar las rutas).

-Pérdida de la capacidad de navegación RNAV.

-Incapacidad para realizar o mantener operaciones RNP.

-Falsa activación de alertas de proximidad al terreno.

-Pérdida de capacidad vigilancia dependiente automática (ADS-B) y fenómenos de cizalladura del viento.

-Falla o degradación de los sistemas ATM/ANS/CNS y de aeronaves que utilizan el GNSS.

-Posibles infracciones del espacio aéreo y/o desvíos de ruta debido a la degradación del GNSS.

Para abordar los problemas identificados, EASA recomienda la implementación de las siguientes medidas de mitigación en las áreas anteriormente mencionadas, así como para otras áreas donde se detecten interferencias y/o posibles degradaciones del GNSS.

Las respectivas Autoridades Aeronáuticas de los países afectados deben:

-Asegurar que los procedimientos de contingencia se establezcan en coordinación con los proveedores de servicios de navegación aérea (ANSP) y los usuarios del espacio aéreo. Las infraestructuras esenciales para la navegación convencional, en particular los sistemas de aterrizaje por instrumentos, deben mantenerse y funcionar plenamente.

-Implementar medidas de mitigación apropiadas y proactivas, incluyendo la emisión de NOTAM, para describir las áreas afectadas y las limitaciones relacionadas (según corresponda y se determine a nivel estatal).

Las respectivas Autoridades Aeronáuticas junto con los proveedores de servicios de navegación aérea de los países afectados deben:

-Establecer un proceso para recopilar información sobre las degradaciones del GNSS y notificar rápidamente los resultados relacionados a las líneas aéreas ya los usuarios del espacio aéreo.

-Confirmar la disposición de los proveedores de servicios de navegación aérea para proporcionar una cobertura de vigilancia fiable que sea resistente a las interferencias en los GNSS, como las ayudas terrestres para la navegación convencional no basada en satélites.

-Asegurar que los planes de contingencia de los proveedores de servicios de navegación aérea incluyan procedimientos alternativos a seguir en caso de interferencias del GNSS a gran escala.

Los operadores aéreos, incluidos los de helicópteros, deben:

-Asegurar que las tripulaciones de vuelo notifiquen de inmediato al control de tránsito aéreo cualquier interrupción, degradación o desempeño anómalo observado de los equipos GNSS.

-Evaluar los riesgos y limitaciones operacionales vinculadas a la pérdida de la capacidad GNSS a bordo, incluidos otros sistemas a bordo que requieren entradas de señales GNSS fiables.

-Asegurar que las limitaciones operacionales de acuerdo con la MEL (Lista de Equipo Mínimo) sean consideradas antes de operar una aeronave en las áreas afectadas.

-Garantizar que las tripulaciones de vuelo y el personal de operaciones de vuelo pertinente son conscientes de posibles interferencias y/o posibles suplantaciones de GNSS.

-Verificar la posición de la aeronave por medio de ayudas a la navegación convencionales cuando los vuelos se operen en las proximidades de las áreas afectadas.

-Verificar que las ayudas para la navegación críticas para la operación para la ruta y aproximación prevista estén disponibles.

-Permanecer preparados para realizar las operaciones mediante procedimientos convencionales cuando corresponda e informar a los controladores de tránsito aéreo en tal caso.

Para obtener más información, en este enlace se puede descargar el SIB 2022-02 de EASA
Juan Pablo Sánchez
Juan Pablo Sánchez
Piloto comercial Airbus A320 y Gestor Aeronáutico por la Universidad Autónoma de Madrid

NEWSLETTER

Suscríbete para recibir información y análisis sobre Aviación


Últimas noticias